La experta lamenta que todavia en el presente se Pro siga asociando las fetichismos a experiencias sexuales oscuras, “a practicas desviadas, perversas o a trastornos”.

La experta lamenta que todavia en el presente se Pro siga asociando las fetichismos a experiencias sexuales oscuras, “a practicas desviadas, perversas o a trastornos”.

“No hay nada nefasto, Tenemos que aceptarlo”

La experta lamenta que aun en el presente se siga asociando los fetichismos a experiencias sexuales oscuras, “a practicas desviadas, perversas o a trastornos”. “Y, generalmente, las personas que juega sobre forma consentida desplazandolo hacia el pelo consensuada, y existe ningun problema”, puntualiza Poch.

En su ministerio son habituales las consultas sobre aquellos que estando fetichistas sobre pies arrastran dificultades asociados a su parafilia. “Lo llevan oculto, nunca lo expresan, nunca lo viven con sus parejas sobre forma natural asi­ como eso les produce la conjunto sobre obsesiones, a tener buenas sensaciones incomprendidos, desplazandolo hacia el pelo Existen quien lo gestiona bastante mal”, asegura la sexologa. “Hay quien me confiesa que le gustaria nunca acontecer fetichista —revela—, y ahi toca insistir en que no hay ninguna cosa funesto en serlo, que Tenemos que aceptarlo y vivirlo con naturalidad”.Seguir leyendo